Menu
Cart 0

What's It All About? (Spanish)

  • 3300

PrintMyTract.com logoNOTE: This item is custom-printed to order (click for more details).

This tract is from our print-on-demand library, and is not kept in stock. Select the options below, and we will custom-print a batch just for you. Because this item is custom-printed, you can add your custom imprint to the back page at no extra cost.

Click here for more information about PrintMyTract.com.

Printing Time
Tract Quantity
Add Your Custom Imprint (click for more details)

 


  • SKU:
  • Full Text: Read full text below
  • Format: Folded Tract
  • Paper: Gloss Text
  • Size: 3.5 inches x 5.5 inches
  • Pages: 4
  • Version: LBLA
  • Estimated shipping date: Wednesday, December 28 (Click for more details)

The full text of this tract is shown below in the LBLA version. Do you want to print this tract in a different version than the one listed? Contact us and let us know what you're looking for—we may be able to create the alternate version for you at no charge.

¿Qué piensas de la Biblia? ¿Tienes alguna opinión acerca de ella? El espacio en este folleto no es suficiente como para explicar todos los puntos de vista, tanto los que tienen fundamento como los que no lo tienen, acerca de la Biblia. Por lo tanto, me limitaré a explicar que mi creencia, al igual que la de muchos otros, es que la Biblia es la infalible e inspirada Palabra de Dios, escrita por medio de la acción humana. Digo esto porque quiero que entiendas que lo que estoy a punto de decir no es simplemente mi opinión, sino un mensaje de Dios para la humanidad en general y para ti en particular. La Biblia es, por así decirlo, la carta de amor de Dios para nosotros.

El mensaje de la Biblia consiste en explicar cómo es que llegamos a existir, y por lo tanto, cuál es nuestra relación con el Dios que nos creó. Explica cómo el pecado (la transgresión de la ley de Dios) entró en el mundo y las consecuencias que le siguieron, es decir, la separación espiritual que se produjo entre el hombre y Dios. Narra cómo este Dios, en Su amor, no nos dejó abandonados, sujetos a las consecuencias de nuestro pecado. Él proveyó un camino por medio del cual cada individuo puede reconciliarse con Él. Además de ser o no reconciliados con Él, la Biblia nos dice que la eternidad existe para toda la humanidad. Esa eternidad será, o bien en la presencia de Dios, donde no habrá más pecado, ni sus consecuencias de muerte, dolor, enfermedad, tristeza, odio, etc., o será en un lugar de separación eterna de Dios. La Biblia se refiere a este último lugar como “el infierno”. Lo que eso significa exactamente, es debatido por los teólogos. Lo que generalmente es aceptado, es que es un lugar de separación eterna de Dios y de todo lo que es bueno. Será un lugar de tormento y dolor. Este es un resumen conciso del mensaje principal de la Biblia. Por supuesto, este mensaje es ampliado y detallado a través de eventos históricos y de otras enseñanzas en la Biblia, pero éstos siempre nos llevan de vuelta al tema central de la Biblia, es decir, la caída del hombre en el pecado y la intervención de Dios para traerlo de vuelta con Él.

Para que esto sea personal, me gustaría compartir contigo algunos versículos seleccionados de la Biblia y algunos conceptos en base a lo escrito anteriormente.

El primero expresa que todos los seres humanos son pecadores y que nacen con una naturaleza de pecado. Romanos 3:23 dice: “por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios”. Esto nos dice dos cosas: una, que no hay excepción puesto que todos pecaron. Además, siendo pecadores, ninguno de nosotros “alcanza la gloria de Dios”. Eso simplemente significa que todos hemos fallado en lograr la perfección requerida por Dios. Hay consecuencias por haber pecado y por haber fallado en lograr la perfección que Dios requiere. Romanos 6:23 dice que “la paga del pecado es muerte”. Esta muerte es tanto física como espiritual. Todos moriremos físicamente y todos hemos muerto espiritualmente, comenzando con el pecado de Adán (ver Génesis 3 y 1 Corintios 15:22). La muerte espiritual resulta en la separación de Dios. En el sistema judicial de Dios, el pecado debe ser pagado. En Su sistema, ese pago debe ser hecho por alguien que no tiene pecado. Es por esa razón que Él envió a Su Hijo, Jesucristo, para proveer el pago de sustitución por nuestros pecados. 1 Pedro 2:24 declara que Jesucristo llevó nuestros pecados sobre Su propio cuerpo en el árbol (la cruz) y que por Sus heridas fuimos sanados. Él fue el Justo muriendo por los injustos. Jesucristo dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí” (Juan 14:6).

Sin embargo, para que tú llegues a ser partícipe de los méritos de Su sacrificio, debes creer por fe en este mensaje, rindiendo tu vida a Cristo. Efesios 2:8-9 declara que somos salvos (de las consecuencias de nuestros pecados) por medio de la fe y no por medio de nuestras obras. Romanos 10:9 declara “que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo”.

Te invito a que creas este mensaje. Pon tu fe en Cristo. Ora a Él, reconociendo delante de Él tu necesidad de salvación y recíbelo en tu vida. Que este sea el momento de tu salvación. Venir a Cristo no sólo hace que tu relación con Dios sea la correcta en cuanto al pecado. Incrementará tu capacidad de amar. Te dará paz al saber que Dios está en control tanto ahora como en la eternidad. Conocerás el gozo de recibir el perdón de tus pecados y de ser librado de la culpa asociada con el pecado.

Ya sea que hagas esto o no, te animo a que busques una iglesia que cree en la Biblia para que obtengas más información y crecimiento.

Back to top of page


Related Products