Menu
Cart 0

The Truth From God's Word (Spanish)

  • $ 4500

PrintMyTract.com logoNOTE: This item is custom-printed to order (click for more details).

Printing Time
Tract Quantity
Add Your Custom Imprint—FREE! (click for more details)

 


  • Estimated shipping date: Wednesday, November 11 (Click for more details)
  • SKU:
  • Format: Folded Tract
  • Paper: Gloss Text
  • Size: 3.5 inches x 5.5 inches
  • Pages: 6
  • Version: LBLA
  • Returns: Because this item is custom-printed to order, it cannot be returned.

Show all item details


The full text of this tract is shown below in the LBLA version. (Do you want to print this tract in a different version than the one listed? Contact us and let us know what you're looking for—we may be able to create the alternate version for you at no charge.)

¿Qué es la verdad? ¿Realmente importa lo que alguien cree? Hay quienes aseguran que nada es absoluto. A veces pregunto: ¿Estás absolutamente seguro? ¿Quién soy yo? ¿De dónde vengo? ¿Cuál es mi propósito en la vida? ¿Qué pasará conmigo después de que muera? Hay muchas especulaciones acerca de estas preguntas; pero, si somos honestos con nosotros mismos, nos gustaría saber cuál es la verdadera respuesta. El único lugar en el que podemos encontrar las respuestas a todas estas preguntas es la Palabra de Dios, la cual es la Biblia. Dios es real. Si Dios no existe, ¿quién es el que al final decide qué es lo que está bien y qué es lo que está mal? Dios desea que todos nosotros tengamos una relación correcta con Él, por gracia, por fe solamente, en Su Hijo Jesucristo. Algunos podrían negar que hay un Dios, y cuando mueran, todo se acabará. Otros creen en muchos dioses, e incluso dicen que hay muchos caminos hacia Dios; y cuando mueren, viene la reencarnación. Bueno, aparentemente todos tenemos que tomar una decisión. Sin embargo, sí existe tal cosa como la verdad absoluta. Tal vez, todos los caminos podrían llevarte a la Casa Blanca, pero definitivamente no te llevarán a Dios ni al lugar llamado Cielo, donde Él ha establecido Su trono. Cuando se trata de las cosas de Dios, ¡no hay tal cosa como un área gris! Alguien puede negar la existencia de Dios; irónicamente, al negar la verdad, los hechos todavía permanecen. Tú podrías decir: “Yo no creo en la gravedad”, pero, si saltas desde un edificio de 30 pisos, no verás el mañana. 

Las evidencias de que Dios existe son abrumadoras. Toda la creación clama a Dios. Si existe una creación, entonces debe haber un creador, si existe un diseño debe haber un diseñador, si existe un edificio debe haber un constructor, y si existe una pintura debe haber un pintor, etc. Piensa en estas cosas: Lo uniforme del universo, el ADN (Ácido Desoxirribonucleico), la célula, el átomo, el corazón, el ojo, el cerebro, las emociones, la consciencia, el conocimiento, la información, y todas las complejidades de la vida. Es imposible que todas estas cosas lleguen a estar juntas por pura casualidad. Jamás alguna cosa se ha creado a sí misma. Dios es quien creó todas estas cosas. Él es eterno. Él siempre ha existido y siempre existirá por toda la eternidad. Él es mucho más que cualquier cosa que podamos imaginar. “¡Oh, profundidad de las riquezas y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios e inescrutables sus caminos!” (Romanos 11:33). “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1:1). “Los cielos proclaman la gloria de Dios, y la expansión anuncia la obra de sus manos” (Salmo 19:1). “¡Ah, Señor DIOS! He aquí, tú hiciste los cielos y la tierra con tu gran poder y con tu brazo extendido; nada es imposible para ti…” (Jeremías 32:17). “Porque ninguna cosa será imposible para Dios” (Lucas 1:37).

Cada nación, idioma, y lengua cree en Dios o en un dios. Ya sea que crean en el único Dios verdadero o no, la verdad acerca de todas las cosas es otra historia. Querido amigo, ¿en cuál categoría te encuentras ahora? ¿En el Relativismo, Racionalismo, Agnosticismo, Humanismo, Misticismo, o algún otro tipo de religión? No es una religión, sino una relación con el Dios Todopoderoso, a través de Su Hijo Jesucristo, lo que te llevará al Cielo. “Hay camino que al hombre le parece derecho, pero al final, es camino de muerte” (Proverbios 14:12). Dios dice que Su Palabra es verdad en Efesios 1:13: “En Él también vosotros, después de escuchar el mensaje de la verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído, fuisteis sellados en Él con el Espíritu Santo de la promesa”. Jesucristo (el Hijo de Dios) dijo en Juan 14:6: “Yo soy el camino, la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí”. Él dijo que Él es la verdad, no una verdad; y la única forma en la que podemos ir a Dios, el Padre, en el Cielo, es a través de Él. ¿A caso es un mentiroso? La Biblia dice que Él se levantó de entre los muertos, llevó a cabo muchos milagros, y cambió el curso de la historia como ningún otro. Su mensaje se trata principalmente de amor y de perdón, los cuales el mundo necesita desesperadamente. Por favor, deja que Dios te salve en este mismo instante, antes de que sea demasiado tarde.

“Pues Él dice: en el tiempo propicio te escuche, y en el día de salvación te socorrí. He aquí, ahora es el tiempo propicio; he aquí, ahora es el día de salvación” (2 Corintios 6:2). “Con la esperanza de vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde los tiempos eternos” (Tito 1:2). “El Señor no se tarda en cumplir su promesa, según algunos entienden la tardanza, sino que es paciente para con vosotros, no queriendo que nadie perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9). “Y así como está decretado que los hombres mueran una sola vez, y después de esto, el juicio” (Hebreos 9:27). “Pues ¿qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma? O ¿qué dará un hombre a cambio de su alma?” (Mateo 16:26). “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Para que puedas ser salvo del pecado, la muerte y el Infierno, a continuación algunas cosas que debes considerar:

En primer lugar, debes reconocer que has ofendido a un Dios santo y justo con tu inmundicia y tus pecados, y que no hay nada que puedas hacer para salvarte a ti mismo: ni siendo miembro de una iglesia, ni dando limosnas, ni haciendo buenas obras, etc. Según la Biblia, si mueres sin Cristo, tendrás que pagar por tus pecados en un lugar llamado Infierno, por toda la eternidad. “Por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios” (Romanos 3:23). “Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6:23). “Los impíos volverán al Seol, o sea, todas las naciones que se olvidan de Dios” (Salmo 9:17). 

En segundo lugar, reconoce que Dios envió a Su Hijo Jesucristo (el Cordero perfecto de Dios) a morir en tu lugar en la cruenta cruz. Él fue sepultado, resucitó el tercer día y ahora vive por siempre.  “…que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras” (1 Corintios 15:4). “Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8). “Y según la ley, casi todo es purificado con sangre, y sin derramamiento de sangre no hay perdón” (Hebreos 9:22).

En tercer lugar, debes poner tu fe y confianza en el Señor Jesucristo para la salvación (ser librado de la destrucción) de tu alma. La Biblia declara: “Porque: todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo” (Romanos 10:13). “Pero a todos los que le recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en Su nombre” (Juan 1:12). “Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna” (1 Juan 5:13).

La siguiente es una oración sencilla si quieres aceptar a Jesucristo como tu Señor y Salvador personal. Romanos 10:9 declara: “Si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo”. Ora  algo similar a lo siguiente y hazlo de todo corazón:

Querido Dios, sé que soy un pecador y que, de acuerdo a la Biblia, si muero ahora mismo pasaré la eternidad en el Infierno. Por favor perdona todos mis pecados: los pasados, los presentes y los futuros. Ahora mismo acepto a Jesucristo como mi Señor y Salvador personal para que me lleve al Cielo cuando muera. Creo que Él derramó Su preciosa sangre para el perdón de mis pecados, que fue sepultado, y que resucitó el tercer día y que ahora está en el Cielo. Gracias por salvarme y por darme vida eterna. En el nombre de Jesús, Amén…

— Erik Savutha Kao

Back to top of page


We Also Recommend