Menu
Cart 0

John 3:16 Answers For A COVID-19 World (Spanish)

  • $ 4500

PrintMyTract.com logoNOTE: This item is custom-printed to order (click for more details).

Printing Time
Tract Quantity
Add Your Custom Imprint—FREE! (click for more details)

 


  • Estimated shipping date: Tuesday, November 17 (Click for more details)
  • SKU:
  • Format: Folded Tract
  • Paper: Gloss Text
  • Size: 3.5 inches x 5.5 inches
  • Pages: 6
  • Version: RVR
  • Returns: Because this item is custom-printed to order, it cannot be returned.

Show all item details


The full text of this tract is shown below in the RVR version. (Do you want to print this tract in a different version than the one listed? Contact us and let us know what you're looking for—we may be able to create the alternate version for you at no charge.)

DE ESTA MANERA… DIOS AMA AL MUNDO

Es muy cierto… Dios, definitivamente, ¡ama al mundo! ¿Sin embargo, alguna vez has deseado que Su amor se manifestara de una forma diferente? ¿Quizás desearías que Dios quitara todo el dolor en el mundo? o, ¿que trajera paz mundial? ¿Quizás tu deseo es que Dios sanara algún familiar tuyo? o, ¿te sanara de la enfermedad que tú tienes? O, tal vez, ¿que se hiciera justicia contra aquellos que te hayan maltratado? Otro deseo que probablemente tienes es que: ¡Dios erradique el COVID-19 del mundo! Estoy muy de acuerdo con todo lo anterior. Sin embargo, La Biblia, la Palabra de Dios no nos dice que esa sea la manera en que Dios AMA AL MUNDO. Dios no hace, necesariamente, las cosas que nosotros queremos que Él haga. Dios si hace las cosas que Él quiere y, en acuerdo con lo que Él es y en, el tiempo que Él quiere.

Cuando leemos acerca de Dios en La Biblia, descubrimos que Él es justo. Dios juzgará todo pecado y a cada uno de nosotros, seamos grandes o pequeños. Un día entraremos en Su corte. Él corregirá todo lo malo. Pero necesitamos entender que todos nosotros estamos equivocados. La Biblia nos demuestra que todos han pecado y somos culpables ante Él. Pero, ahora, en estos momentos, Él está extendiendo su gracia para con nosotros porque, definitivamente, lo necesitamos.

Pueda que nosotros pensemos que Dios muestra su amor de una manera muy extraña. Él no está resolviendo los problemas de la sociedad (ni siquiera una pandemia) en estos momentos porque, ante Sus ojos, eso no es el problema principal que tenemos. Dios ama al mundo y… quiere sanarnos de nuestro pecado. ¿Pero, como?

DIOS… HA DADO A SU HIJO UNIGÉNITO

Dio el Padre y, Su Hijo, son co-iguales y se aman de manera infinita. El Señor Jesucristo es todo para Dios, El Padre. Si, absolutamente todo. ¿Y que hizo Dios? Él derramó todo su juicio por el pecado sobre Su Hijo en la cruz. Dios dio a Su Hijo porque Él nos ama. El amor de Dios se manifiesta en “dar” y no en “tomar”. Necesitamos entender eso. Dios ha dado todo lo que Le era precioso, vaciando el cielo para que Ud. Y yo no tuviésemos que responder por nuestro pecado. Dios, el Padre, ¡DIO a Su Hijo con el fin de que los pecadores pudiesen recibir Su amor! ¡Qué maravilla!

Quizás Ud. Se estará preguntando, si Dios ya entregó a Su Hijo, Jesucristo, por nosotros. Eso no significa, entonces, ¿que todos ya estamos listos para ir al cielo? ¿Para quienes es, este amor?

PARA QUE TODO AQUEL QUE EN EL CREE…

Este regalo es “para todo aquel que en Él cree”. Es para cualquiera, sin distingo de donde proviene o de que haya hecho, pero es necesario creer en Él.

De la misma manera en que nuestras manos no pueden estar libres de gérmenes o virus sin utilizar jabón o desinfectante, nuestras almas nunca podrán ser salvados de la justa ira de Dios contra el pecado si no “creemos” en el Señor Jesucristo.

¿Pero porqué en el Señor Jesucristo? Él es único porque, no hay otro que nunca tuvo ni cometió pecado. Veamos su vida… “nunca hizo maldad” Isaías 53:9. Al igual que nosotros no podemos limpiar nuestras manos sucias con algo sucio, tampoco podemos “lavar” nuestra alma con nuestras propias buenas obras o las de algún otro que también esté infectado por el pecado. La cura para nuestro pecado solo puede venir del único que vivió una vida perfecta, sin pecado… El Señor Jesucristo. Es necesario que “creamos” en Él.

NO SE PIERDA…

¿Porque nos podemos perder? Se debe a que todos hemos pecado, si somos sinceros, lo sabemos y admitimos. No somos perfectos. Si afirmamos que no tenemos pecado somos como aquellos que se “disfrazan” queriendo aparentar ser otra persona. Pueda que engañemos a otros, pero nunca podremos engañar a Dios. Dios conoce cada detalle de nuestras almas, cada mentira, cada pensamiento pecaminoso, de envidia o todo rechazo a perdonar a alguien que nos ha maltratado y… cuantas otros pecados que cometemos. Estas son las cosas que nos acarrean la muerte y que, son tan frecuentes en nuestras vidas que nos acostumbramos a ellas pero son de mucha ofensa para Dios. Él, sencillamente, no las puede obviar y dejarnos entrar, con ellas al cielo. Esto sería como presentarnos a una boda vestidos con nuestro disfraz y ropa informal. Necesitamos que sea Dios Quien nos vista con Su justicia.

MAS TENGA VIDA ETERNA

Aquí tenemos una buena noticia. Es posible tener la confianza que nuestros pecados han sido completamente perdonados, por lo que nos dice este precioso versículo de la Biblia. Fue el mismo Señor Jesucristo quien dijo estas palabras hace mas de dos mil años. Él garantiza que su promesa es verídica. Él sufrió y murió por el mundo que Dios tanto amó. Luego, Él resucitó de los muertos para comprobar que Su obra fue perfecta y aceptada por Dios.

Hoy, Él espera con los brazos abiertos para cualquiera (sí, cualquiera sin excepción) que quiera, humildemente creer y confiar en Él, y solo en Él, para el perdón de sus pecados. No es necesario que Ud. se pierda; Ud. si puede obtener la vida eterna. Hoy mismo puedes recibirle por fe, creyendo en Él de todo corazón y tendrás esta paz para siempre.

Back to top of page


We Also Recommend