Menu
Cart 0

God's Story to the World (Spanish)

  • $ 4500

PrintMyTract.com logoNOTE: This item is custom-printed to order (click for more details).

Printing Time
Tract Quantity
Add Your Custom Imprint—FREE! (click for more details)

 


  • Estimated shipping date: Friday, October 9 (Click for more details)
  • SKU:
  • Format: Folded Tract
  • Paper: Gloss Text
  • Size: 3.5 inches x 5.5 inches
  • Pages: 6
  • Returns: Because this item is custom-printed to order, it cannot be returned.

Show all item details


The full text of this tract is shown below. (Do you want to print this tract in a different version than the one listed? Contact us and let us know what you're looking for—we may be able to create the alternate version for you at no charge.)

La Biblia es la Palabra de Dios – es el libro que Dios le dio la humanidad, en el cual nos revela quien es Él.1 Pero, ¿cuál es la historia en que Dios salva a pecadores, y en lugar de la muerte les brinda vida eterna con Él?

DIOS Y la CREACIÓN

Antes de que el universo existiera, Dios existía – el único Dios verdadero. Él siempre ha existido, ya que Él es eterno.2 Él también es todo poderoso, sabio, justo, y bueno.3

Este Dios Santo creó a la gente para que pudieran ser Sus hijos y Él pudiera ser su Padre, bendiciéndolos con todas las cosas buenas. Como creador, Dios también hizo reglas para que sus hijos las siguieran – de la misma manera en la que los padres hacen reglas para sus hijos, pues saben qué es lo mejor para ellos. Las reglas de Dios eran simples: amarlo a Él y amarse los unos a los otros.4

el PECADO Y la REBELIÓN

No obstante, aún y cuando no había razón para desobedecer a Dios, la humanidad pecó en contra de Dios – rechazándolo así y rompiendo sus reglas. Las primeras personas decidieron que ellos debían ser “dioses” sobre sus propias almas, y rechazaron el hecho que Dios merece todo nuestro amor y obediencia por su bondad hacia nosotros. Tristemente, esta actitud de pecado ha estado presente en el corazón de cada persona desde entonces – incluyéndote a ti y a mí.5

Nuestro pecado es tanto externo como interno. Pecamos externamente, como adorar “dioses” falsos (dinero, poder, placer, respeto, etc.), deshonrar a nuestros padres, cometer adulterio, robar, y mentir. Sin embargo, los malos pensamientos de nuestros corazones, como el odio, los celos, y la lujuria, también son pecados, aún y cuando no actuemos sobre ellos. Dios sabe los pensamientos de nuestros corazones, y Él los juzga – ya que a Dios no sólo le interesa cómo nos comportamos externamente, sino que también ve nuestros corazones.6

Puedes pensar que eres una buena persona, pero hazte las siguientes preguntas: ¿Has mentido alguna vez? ¿Has robado algo alguna vez? ¿Has tenido sentimientos de odio hacia alguien? ¿Has mirado a alguien con deseo sexual que no sea tu esposo o esposa? ¿Ha habido algún momento en tu vida en que no hayas amado a Dios con todo tu corazón? ¿Ha habido algún momento en tu vida en que hayas fallado en amar a tu prójimo como a ti mismo?

Si tu respuesta fue “sí” a cualquiera de las preguntas, eres culpable de pecado delante de un Dios infinitamente santo. Y desde nuestra primera rebeldía de pecado en contra de Dios, nuestro problema más grande ha sido el hecho de que somos pecadores. De hecho, nos hemos apartado de Dios al no desear comunión con Él.7 También, debido a que nuestro pecado y rebelión es un crimen en contra de Dios – el Creador y Juez – el castigo justo del pecado es la eterna ira de Dios en el infierno. Todos merecen este castigo ya que todos han pecado.8 Pero la historia aún no termina…

la SALVACIÓN Y la REDENCIÓN

Dado que Dios es amor, Él no abandonó su intención original de hacer de la humanidad sus hijos. Pero como el pecado es un problema tan severo, sólo Dios mismo podía solucionarlo. Así que Dios tomó forma humana en la persona de Cristo Jesús – realmente Dios y realmente hombre9 – ¡y vivió una vida perfecta sin pecado! Jesús siempre amó a Dios con todo su corazón, y siempre amó a su prójimo como a sí mismo. No obstante, la vida de Jesús terminó con tortura y crucifixión. Pero en la cruz, sucedió mucho más que la muerte física de Jesús – Jesús murió como sustituto para pecadores. Jesús sufrió el castigo de la ira de Dios y tragó los fuegos del infierno en la cruz, para que los pecadores que confían en Jesús nunca tengan que enfrentar la ira de Dios que merecen a causa de su pecado.10

Pero Jesús no permaneció muerto. Tres días después, Jesús resucitó de entre los muertos - ¡Jesús está vivo!11 La resurrección de Jesucristo nos enseña: (a) su muerte como sacrificio perfecto es aceptable para Dios como pago por los pecados de su gente; (b) la obediencia perfecta de Jesús es ahora disponible a los pecadores que tienen fe en él. Esto quiere decir que Jesús no sólo compró el perdón de los pecados y la paz con Dios para los pecadores, sino que también los declara justos frente a Dios; (c) su vida perfecta continúa para siempre, y por eso Jesús da a su gente vida eterna. Y ahora mismo, Jesús está a la diestra de Dios en el cielo como Señor sobre todo.12

¿La obra salvadora de Jesús aplica a tu alma?

la FE Y el ARREPENTIMIENTO

Sólo porque Jesús ha hecho la salvación eterna disponible a los pecadores, no quiere decir que todos son salvos del pecado y del infierno, y no quiere decir que todos tienen paz con Dios. A pesar de la obra de Jesús, muchos aún viven como enemigos de la cruz. Pero, ¿porqué?

Jesús dice que para recibir su regalo de gracia, debes confiar en él para el perdón de tus pecados y para tener vida eterna.13 La salvación disponible a través de Jesucristo puede ser recibida por medio de la fe – reconoce que eres un pecador en necesidad de salvación; confía completamente en la muerte de Jesús en tu lugar para otorgarte perdón y paz con Dios; confía plenamente en la resurrección de Jesús para brindarte su vida perfecta en la vista de Dios.14

Y si realmente crees en Jesucristo y confías en su obra salvadora, entonces le amarás y desearás seguirle. Odiarás tu pecado y lucharás en contra del pecado en tu vida15 porque: (a) tu salvador, Jesús, murió para salvarte de esos mismos pecados; (b) Dios odia tus pecados y tu eres su hijo ahora – entonces, te gozas en agradarle y obedecerle; y (c) la satisfacción que hay en Dios a través de Cristo es infinitamente mayor que la del pecado, ya que no te dejará un sentimiento de vacío. Esto es claro al ver cómo las personas quieren carros nuevos, trabajos, videojuegos, series de televisión, y relaciones – siempre están en busca de satisfacción en algo más, porque no hay gozo duradero si no es en Cristo Jesús.16

EL CIELO Y EL INFIERNO

La vida cristiana es una de aprender a confiar y seguir a Jesucristo, y de luchar en contra del pecado. Te enfrentarás a muchas pruebas como cristiano, ¡pero vale la pena darle la espalda al pecado y voltear a Cristo! Sin Jesús, invertirás toda tu vida persiguiendo cosas pasajeras que siempre te dejarán vacío. Y cuando mueras, te enfrentarás al trono de justicia de Dios y tendrás que dar testimonio de cada pecado que cometiste.17 Serás declarado culpable de rebelión a lo largo de tu vida en contra del Rey de reyes, y recibirás el castigo justo, que es el eterno y consciente tormento en los fuegos del infierno.18

No obstante, Jesús ofrece ahora mismo vida eterna a cualquier pecador. Jesús está listo para remover tu pecado y darte a cambio su obediencia perfecta en los ojos de Dios. Si realmente tienes fe en Jesús: Dios te adopta como su hijo, Él está contigo en esta vida, y eres llamado a escapar del infierno y ser levantado de entre los muertos a vida eterna en el cielo – sin pecado y sin tristeza, en comunión completa con Dios, tu Padre.19

Dale la espalda a las falsas promesas del pecado. Llama a Jesús para que te salve de tu pecado. Comienza a leer la Biblia y encuentra una iglesia que crea en la Biblia, y comienza a adorar y a crecer junto con otras personas que atesoran a Cristo por sobre todo lo demás.20

1 2 Pedro 1:16-21 2 Génesis 1:1 3 Isaías 40:28 4 Isaías 43:6-7 5 Romanos 3:10-18  6 Mateo 5:21-30 7 Isaías 59:1-3 8 Romanos 6:23  9 Juan 1:1-14 10 Colosenses 2:9-15 11 2 Timoteo 2:8 12 1 Corintios 15:1-58  13 Juan 3:16-21 14 Romanos 10:9-11 15 Santiago 2:14-26 16 Jeremías 2:12-13  17 Hebreos 9:27-28 18 Apocalipsis 20:11-15 19 Apocalipsis 21:1-8 20 Hebreos 10:24-25

Back to top of page


We Also Recommend